Reforma o Revolución

Entre 1.897 y 1.899, Eduard Bernstein publica: “Problemas del socialismo” [Serie de Artículos] y “Las premisas del socialismo y las tareas de la socialdemocracia” [Libro]. Estos escritos establecen las bases teóricas de la ruptura de la socialdemocracia con la aspiración Marxista de la revolución proletaria. Y suponen la base de la socialdemocracia europea actual.

Como contestación, Rosa Luxemburgo escribió en 1.900 el libro “Reforma o Revolución”, donde analiza, critica y desmonta las teorías de Bernstein, y defiende el socialismo científico de Marx.

Pueden parecer temas desfasados o carentes de interés, pero paradójicamente resulta una lectura tremendamente actual y esclarecedora.

A continuación destaco algunos párrafos sueltos del libro, que por un motivo o por otro me han parecido interesantes. En azul aparecen comentarios propios que añado en algunos párrafos.

——————————————————————————————

“La Idea fundamental es la afirmación de que el capitalismo, en virtud de sus propias contradicciones internas, avanza hacia una situación de desequilibrio que le impedirá seguir existiendo.” La situación en Europa (Grecia, España, Portugal…) parece insostenible.

“Al primer síntoma de la crisis el crédito desaparece.”

“Es decir, que conduce a la especulación. El crédito no sólo agrava la crisis en su calidad de medio de cambio encubierto, también ayuda a provocar y extender la crisis transformando el intercambio en un mecanismo sumamente complejo y artificial que, puesto que su base real la constituye un mínimo de dinero efectivo, se descompone al menor estímulo.” Esto se escribió en los inicios del sistema financiero. Sería interesante conocer la opinión de Rosa Luxemburgo si supiera que a día de hoy, en el año 2.012 por cada euro en la economía real existen ocho en la economía financiera.

“El crédito elimina lo que quedaba de rigidez en las relaciones capitalistas. Introduce en todas partes la mayor elasticidad posible. Vuelve a todas las fuerzas capitalistas extensibles, relativas, y sensibles entre ellas al máximo. Esto facilita y agrava las crisis, que no son sino choques periódicos entre las fuerzas contradictorias de la economía capitalista.”

“Sabemos que el estado imperante no es la “sociedad” que representa a la “clase obrera en ascenso”. Es el representante de la sociedad capitalista.” El estado no nos representa, de ahí el distinto rasero para rescatar bancos y para rescatar personas.

“Konrad Schimidt sostiene que el propietario capitalista tiende a perder sus derechos especiales en el proceso histórico y a ver reducido su papel al de un simple administrador.” Ella ya lo desmentía, pero ahora con el paso de los años podemos asegurar que no es cierto.

“Y cuanto más inviolable y cerrada se vuelve la propiedad privada, más se torna la propiedad capitalista de derecho al producto del propio trabajo en derecho del trabajo ajeno.”

“En la realidad histórica, el capitalista tiende a transformarse de propietario y administrador en simple propietario.”

“El Estado existente es, ante todo, una organización de la clase dominante.” De nuevo la idea de que no nos representan.

“El parlamentarismo sirve para expresar, dentro de la organización estatal, los intereses de la sociedad en su conjunto. Pero lo que el parlamentarismo refleja aquí es la sociedad capitalista. En esta sociedad, las instituciones representativas, democráticas en su forma, son en su contenido instrumentos de los intereses de la clase dominante.” Ídem.

“Pero el hecho es que las crisis no son “trastornos” en el sentido corriente del término. Son “trastornos” sin los cuales la economía capitalista no podría avanzar para nada. Porque si las crisis constituyen el único método que le permite al capitalismo –y son, por tanto, el método normal- resolver periódicamente el conflicto entre la extensión ilimitada de la producción y los estrechos marcos del mercado mundial, entonces las crisis son manifestaciones orgánicas inseparables de la economía capitalista.” Bernstein apoyaba su teoría en que llevaban muchos años sin una crisis, y predecía que ya no habría más, por el contrario Rosa Luxemburgo expone que las crisis son una parte fundamental del sistema capitalista. Ahora, en mitad de una gran crisis, se puede ver quién llevaba razón.

“La socialdemocracia, empero, no espera alcanzar sus objetivos como resultado de la violencia victoriosa de una minoría ni a través de la superioridad numérica de una mayoría. Ve el socialismo como el resultado de la necesidad económica –y de la compresión de esa necesidad- que lleva a las masas trabajadoras a destruir el capitalismo.” El problema aquí reside en la comprensión de esa necesidad. Difícil conseguir que la gente llegue a ninguna conclusión de forma mayoritaria si esta es contraria a la manipulación mediática.

“Las condiciones objetivas de la sociedad capitalista transforma las dos funciones económicas de los sindicatos en una suerte de trabajo de Sísifo que es, de todas maneras, indispensable.” Al parecer ya predecía que los sindicatos (necesarios) no son, ni mucho menos, suficientes.

“Si el liberalismo en cuanto tal ya le es totalmente inútil a la sociedad burguesa, también se ha convertido, por otra parte, en un impedimento directo para el capitalismo.” Aquí habla de democracia, y de como esta no dejará nunca de estar supeditada a los intereses de los poderosos. Dos ejemplos los podemos encontrar en Grecia e Italia, con la propaganda anti-Syriza por parte de Alemania y por la imposición de un primer ministro no elegido en las urnas.

“En cada periodo histórico la obra reformista se realiza únicamente en la dirección que le imprime el ímpetu de la última revolución, y prosigue mientras el impulso de la última revolución se haga sentir.” Es decir, que mientras la última revolución haya sido la burguesa, los cambios que se produzcan ahondarán fundamentalmente en su beneficio.

“¿Qué es lo que distingue a la sociedad burguesa de las demás sociedades de clase, de la sociedad antigua y del orden imperante en la Edad Media? Precisamente el hecho de que la dominación de clase no se basa en “derechos adquiridos” sino en relaciones económicas reales: el hecho de que el trabajo asalariado no es una relación jurídica, sino exclusivamente económica. En nuestro sistema jurídico no existe una sola fórmula legal para la actual dominación de clases.”

“He aquí la diferencia esencial entre los golpes de Estado según la concepción blanquista, realizados por una “minoría activa” y que estallan como un pistoletazo, siempre en el momento inoportuno, y la conquista del poder político por una gran masa popular consciente, que sólo puede ser producto de la descomposición de la sociedad burguesa y, por tanto, lleva en su seno la legitimación política y económica de su aparición en el momento oportuno.” El problema de nuevo es que la opinión de la masa está perfectamente controlada. Por lo que no parece muy viable el cambio mediante la compresión mayoritaria de los problemas del capitalismo.

“Bernstein comenzó su revisión de la socialdemocracia abandonando la teoría del colapso del capitalismo. Esta es, empero, la piedra fundamental del socialismo científico.” Y la pregunta clave sigue siendo la misma. ¿Se colapsa el sistema capitalista? Esta crisis parece un colapso (al menos el comienzo) pero, ¿Será definitivo o aguantará el sistema? Dicho de otro modo, está claro que en los últimos años han apretado el acelerador y nos están exprimiendo con más fuerza, pero ¿se han pasado de la raya y han cruzado el límite de lo que la gente (manipulada) es capaz de aguantar?

“La ciencia, la democracia, la moral, que Bernstein considera generales, humanas, no son más que la ciencia, la democracia y la moral dominantes, es decir, la ciencia burguesa, la democracia burguesa y la moral burguesa.” Qué se investiga depende del capital que se invierte, y por tanto el capital puede influir sobre la ciencia. La democracia actual, como buena democracia de mercado, es en sí misma, una manipulación. Y sobre la moral, es obvio que en gran medida nos viene impuesta por los grandes medios de manipulación.

“Bastó que el oportunismo levantara la voz para demostrar que no tenía nada que decir. Esa es, en la historia de nuestro partido, la única importancia del libro de Bernstein.” Y sin embargo se impuso. Si observamos la socialdemocracia actual está claro que sigue a Bernstein y no a Rosa. ¿Por qué? Supongo que porque dentro del sistema capitalista es mucho más fácil sobrevivir con una ideología que no sea peligrosa para el sistema que con una ideología que pretenda suplantarlo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Reforma o Revolución

  1. juancar dijo:

    El sistema capitalista no es una ideología, sino, que es la resultante matemática de la acumulación de la riqueza, con la defensa de esa acumulación y su prolongación, mientras esas mismas riquezas no tengan otra opción que acumularse. En cambio las ideologías se corresponden a los valores del pensamiento, a los cambios espirituales que pueden desencadenar, independientemente del sistema económico. Así observamos que la ideología comunista en el poder no logro rebasar las relaciones capitalista ni unidas las repúblicas soviéticas , ni que tampoco en las repúblicas capitalista por excelencia, las pujanzas ideológicas contrarias, hoy por hoy, signifiquen tampoco un fin en la solución del problema .

    • tagore84 dijo:

      No estoy de acuerdo. El sistema capitalista no tiene nada que ver con las matemáticas pues se basa en principio ideológicos tales como la oferta y la demanda como forma de valorar las cosas, la competición como forma de relación entre los diferentes agentes, etc.
      No hay absolutamente ninguna evidencia matemática que apoye ninguno de estos principios. Toda decisión económica se enmarca dentro de un sistema de reglas (decididas de forma arbitraria) y persigue unos objetivos también decididos de forma arbitraria, por tanto, toda decisión económica es también una decisión política, y no una resolución matemática a un problema.
      PD: ¡Siento la tardanza en contestar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s