Pesimismo

Hoy en día, en lo único en lo que nos ponemos de acuerdo todos los idiotas de los países ricos es en que las cosas no están bien. Y no porque la gente en el tercer mundo se muera de hambre, sino porque aquí, algo más cerca, la gente tiene cada vez menos.

Desde que tengo memoria el mundo ha estado dividido entre los países ricos, donde la gente vive como yo; y los países pobres, donde la gente se muere de hambre. Nadie se siente cómodo con esta situación, pero siendo sinceros, la mayoría hemos “aprendido” a vivir con esta realidad sin que nos afecte, hemos asumido y aceptado una verdad descomunal y desgarradora como si fuera algo normal, y hemos vivido como si nada pasara.

Sin embargo, parece que ahora somos también nosotros los que estamos en el punto de mira, sin ninguna intención de comparar nuestra situación con la que se vive en otros países, parece que ahora es nuestra forma de vida, nuestros derechos, nuestros privilegios los que están en entredicho. Quizás sea para acercar las condiciones del trabajador europeo (y norteamericano) a las condiciones del trabajador chino, y hacerlo así más “competitivo”; quizás sea porque jamás la relación de fuerzas entre los que mandan y los que trabajan ha sido tan desproporcionada, ni los sistemas de control de la población tan eficaces; o quizás sea por cualquier otra cosa; pero lo que parece seguro es que pertenezco una generación que vivirá peor que sus padres, lo cual no ocurre muchas veces en la historia.

La tendencia es clara, y puede resumirse en cuatro puntos básicos:

  1. Reducción (o eliminación) del estado del bienestar.
  2. Empeoramiento paulatino de las condiciones laborales.
  3. Devaluación de la economía real, y de los salarios asociados a la producción.
  4. Endurecimiento de las normas sociales, aumento de la represión y disminución de los derechos.

Para observar esta tendencia, solo es necesario consultar a los fantasmas de las navidades pasadas, presentes y futuras. O lo que es lo mismo, Europa hace unos años, España ahora, y Grecia. Sabemos de dónde venimos, sabemos en donde estamos, y por desgracia, sabemos hacia dónde vamos. De hecho, en mi opinión, sólo caben dos escenarios futuros posibles, y ninguno de ellos es bueno; todo depende de una sola pregunta: ¿Lo tienen todo controlado o se han pasado apretando?

En el primer caso, si está todo controlado, la gente se irá acostumbrando poco a poco a las medidas que tomen los que mandan, asumiendo paulatinamente un deterioro de su calidad de vida (al igual que en la metáfora de la rana, en la que una olla de agua inicialmente fría sirve para cocer a una rana sin que ésta escape, por el simple hecho de ir calentando el agua de manera gradual). Así pues, nos espera más de lo mismo, pero peor. Trabajos precarios, sueldos de mierda, presión fiscal por las nubes (a las rentas del trabajo, y al consumo), estado semi-policial, etc.

En el segundo caso, la alternativa si cabe es aún peor. ¿Qué ocurre si se han pasado apretando? ¿Qué pasa si los altercados en Grecia son sólo la antesala de lo que espera en el resto de los países ricos? Un amigo mío siempre repite que el mundo se ha acabado muchas veces, y que nos encontramos ante “otro” principio del fin.

El fin del imperio romano de occidente supuso el “fin del mundo” tal y como lo conocían una gran parte de la población del planeta. Salvando las distancias, si nos encontráramos en una situación parecida sería casi imposible adivinar hacia donde nos conduciría, pero viendo la historia, y viendo los cimientos que tendría el nuevo mundo no cabe esperar nada bueno.

Si nos centramos en EE.UU. y en Europa, y observamos cómo somos la gente que tendría que construir este nuevo mundo, podremos ver que en su mayoría (y siempre según mi opinión) somos gilipollas:

Una sociedad egoísta que tolera con implacable pasotismo el hambre y la muerte en otros lugares del mundo. Una sociedad absurda que valora más el triunfo por encima de todo que el esfuerzo o el mérito. Una sociedad estúpida anclada en creencias y mitos de hace miles de años. Una sociedad miope incapaz de tener un trato lógico con el Planeta. Una sociedad enferma por la publicidad, el consumismo y la apariencia. En definitiva, una sociedad a la que no le confiaría el futuro de mis hijos.

Así que vamos cuesta abajo y sin frenos, no sabemos muy bien si nos aproximamos hacia un largo y tedioso desierto o hacia un inmenso precipicio, pero sea como sea, da mucho miedo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política, Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Pesimismo

  1. morganizan dijo:

    Gran Artículo.
    Creo, y espero, que el futuro será la segunda opción. La desaparición de la civilización occidental tal y cómo la conocemos. Que la gente se acostumbre a pasar hambre mientras otros viven muy bien no es una opción. Por mucha represión no podrán contener la ira de las masas.
    Ahora bien, creo que hay otra variable en juego, y es China. ¿Que pasaría si los chinos derrocasen a su régimen, consiguiesen condiciones laborales decentes y dejasen de ser competitivos?

    • tagore84 dijo:

      No estoy muy seguro de que realmente sea la ira de las masas, ¿realmente somos muchos?, según los datos de las últimas elecciones… no tantos. Cierto que cada nuevo recorte, cada nuevo ajuste, hace que más gente se vuelva crítica, y cierto también que en el último año se ha avivado mucho el debate, y se ha sumado mucha gente a un pensamiento más crítico, pero no creo que seamos masa, al menos no de momento.
      En el segundo párrafo, sobre China, estoy de acuerdo. Pero, ¿cuánto puede tardar en ocurrir eso? Viendo lo que tardamos aquí… mucho. Ahora bien, ellos cuentan con la ayuda de no ser los primeros, quizás eso recorte tiempo, no lo sé. Lo que está claro es que hace tiempo se plantearon en Europa que o bien se ayudaba a China en ese proceso o bien se hacía el proceso inverso aquí, y desgraciadamente creo que está claro que optaron por la segunda opción. Una pena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s