De izquierdas y derechas

Hoy en día parece que todo el mundo entiende de economía. Resulta casi imposible pasar un día entero sin escuchar una noticia sobre temas que hace unos años nos hubieran sonado a chino a la mayoría de los mortales. Conceptos como: prima de riesgo, IBEX35 o déficit forman parte ya del lenguaje habitual del primer mundo, y se han convertido en temas recurrentes y citados en casi cualquier conversación de bar o tertulia de radio.

Sin embargo, parece que cuanto más sabemos de economía, menos sabemos de política. Conceptos como izquierda y derecha se diluyen y confunden hasta parecer vacíos de significado. Incluso es corriente escuchar en la calle que esos conceptos están anticuados, que ya no existe la izquierda y la derecha, y que lo que importa es una buena gestión para conseguir así el ansiado premio de la aprobación de los mercados. Sin embargo esta visión no sólo es engañosa, sino que además es deliberada y tiene como único fin presentar una idea política (cuestionable) como una ley física inamovible.

Los ciudadanos cada vez sabemos más de economía (de la visión ortodoxa dominante) y cada vez sabemos menos de política. ¿Qué significa ser de izquierdas en el siglo XXI? ¿Son el PSOE y la socialdemocracia europea partidos de izquierdas? ¿Existe diferencia entre su visión de la economía y la que tiene, por ejemplo, el partido popular? ¿Existe acaso otra opción política en cuanto a economía? Todas estas preguntas habrían tenido respuestas claras y contundentes en el pasado, sin embargo a día de hoy no parece tan claro.

En el pasado existía un eje fundamental en el que se podían situar con claridad a cada uno de los partidos políticos: IZQUIERDA – DERECHA. Sin embargo hoy en día no está tan claro, y en mi opinión este eje se nos ha quedado pequeño. La economía ha tomado una importancia mayúscula, y la posición ante ella es, a día de hoy, totalmente independiente de la posición que se tenga ante el resto de aspectos de la política. Por ejemplo podemos encontrar posiciones muy liberales (económicamente hablando) que sin embargo optan por una posición muy conservadora en otros aspectos, y viceversa.

Por tanto creo que tiene sentido definir la posición política más básica en torno a dos ejes fundamentales: Visión económica y visión social del mundo:

  • Visión Económica: En este eje quedaría reflejado la manera en que se deben gestionar y repartir los recursos existentes, la opinión que se tiene sobre la regulación económica, el libre mercado, la intervención estatal, la presión fiscal, etc. Dentro de este eje tendríamos por un lado la visión más liberal, basada en un capitalismo desregulado, y en el otro extremo visiones altermundistas que difieran del modelo actual.
    • Liberal: Desregularización del mercado, fuerte prioridad a la propiedad privada, estado débil que intervenga poco o nada, baja presión fiscal, prioridad de los derechos humanos de primer orden (derechos de autonomía del individuo frente al estado), etc.
    • Proteccionista: Mercado fuertemente reglado o sistemas alternativos al libre mercado, fuerte presión fiscal o sistemas alternativos (de importancia) de reparto de riqueza, ausencia o fuerte regulación de la propiedad privada, prioridad de los derechos humanos de segundo orden (derechos exigibles al estado), etc.
  • Visión Social: En este eje quedaría reflejado lo relacionado con los derechos y libertades, ordenación social, posición ante las diferentes confesiones religiosas, etc.
    • Conservador: Prioridad de la normativa impuesta por la tradición cultural, fuerte presencia de la confesión religiosa dominante, fuerte sentimiento de pertenencia a la región (nacionalismo de cualquier nivel: regional, estatal, etc.), poca predisposición a los cambios científicos y culturales, etc.
    • Progresista: Exclusión de las confesiones religiosas del ámbito público (estatal), continuo análisis y evaluación de las tradiciones y normas heredadas, gran predisposición a los cambios científicos y culturales, etc.

Por lo tanto, dentro de este nuevo marco ideológico general podemos situar mejor las diferentes opciones políticas existentes, para así ser más conscientes de las similitudes y diferencias entre las opciones predominantes, y estar mejor preparado para comprender y analizar las opciones políticas menos asentadas en la actualidad.

Para terminar, un pequeño ejercicio práctico basado en mi opinión personal de la posición de la socialdemocracia y el partido popular europeo en los últimos treinta años:


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a De izquierdas y derechas

  1. Pingback: De izquierdas y derechas

  2. Moslorrojo dijo:

    Según tus propias definiciones, el PSOE es mucho más liberal que progresista y el PP es muchísimo más conservador que liberal, pero allá cada cual con su opinión personal.

    En cualquier caso, continuar intentando hacer creer que alguno de estos dos conglomerados de despilfarradores y caraduras, de mentirosos de tres al cuarto que con hemeroteca en mano muestran más orgullo que sonrojo cuando se les demuestra que nunca cumplen, de impresentables, en definitiva, que no hacen más que ser malísimos actores interpretando un tiempo hasta obtener un cargo en cualquier multinacional increíblemente favorecida por las políticas que manejan, intentar hacer creer que estos partidos se diferencian entre sí, decía, querido bloguero, únicamente nos llevará a continuar perdiendo el tiempo.

    • tagore84 dijo:

      Según lo que presento no es incompatible ser liberal y progresista (como es el PSOE en mi opinión, y toda la social democracia europea en general), ni conservador y liberal (como el PP español, y la democracia cristiana europea actual).
      Sin embargo, en esta entrada no pretendía centrarme en los partidos políticos sino en las ideas políticas en general, que pueden tener tanto los partidos, como las bases que los componen o los ciudadanos que los votan. Estoy de acuerdo con la crítica que haces del PP y del PSOE, no era mi intención centrar en ellos el debate, de hecho, ni siquiera aparecen nombrados hasta el último párrafo del artículo.
      Creo que es hora de superar la absurda (y falsa) disputa ideológica entre PP y PSOE, que no conduce nada más que a los ratones a votar a gatos blancos o gatos negros, y precisamente para superar el escoyo que suponen creo que hay que hablar menos de partidos políticos y más de idea políticas; menos de personas, carismas y talantes y más de proyectos, ideas y alternativas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s