Testigos de Jehová sin inspiración divina

Hoy he recibido en casa la visita de un matrimonio haciendo proselitismo de los Testigos de Jehová. Ha sido muy gracioso.

El hombre ha empezado preguntándome si creo que el ser humano acabará destruyendo el planeta, y sobre qué opino de la grandiosidad de la raza humana. Al principio me he limitado a contestarle que sí y que me parece genial (la humanidad), y acto seguido a empezado la diversión.

Al parecer Jehová (Dios) estaba detrás de todo esto, y sus dos preguntas han sido el preámbulo de una charla muy cordial de más o menos media hora.

Hemos hablado de todo un poco, y he de decir que he quedado bastante contento, para ser dos personas que se dedican a esto del proselitismo no han sido demasiado ágiles contestando a lo que les preguntaba. Al final han decidido marcharse, pero me han dejado una revista muy intereante en casa (gratuita) y me han prometido que volverán a charlar otro día con más calma (y más preparación, espero).

No sé si lo harán, pero por si ocurre aquí va mi análisis rápido de lo que opino de su revista:

¿Es la vida obra de un Creador?

¿Qué cree usted?

Desde el principio se insiste una y otra vez en la idea de la aleatoriedad en la teoría de la evolución (pág. 2), omitiendo de manera intencionada el mecanismo de la selección natural.

  1. “¿Aceptará usted la palabra de los que afirman que no existe un Creador inteligente y que la Biblia no es fidedigna, o investigará lo que dicen las Escrituras?” Pregunta extremadamente tramposa, en la que se nos plantean dos opciones:
  • La primera habla de no creer en la figura del Creador inteligente, aglutinándola en aceptar la palabra de alguien, dando por hecho que si piensas que no existe un Creador inteligente es porque te crees lo que dicen otros, de manera no razonada.
  • Por el contrario en la segunda opción se plantea la alternativa, pero ésta no es creer en la existencia del Creador inteligente, sino investigar las sagradas escrituras. Dando por hecho que ambas cosas son contrarias, es decir, investigar lo que dicen las Escrituras implica directamente creer en la figura del Creador inteligente.

Pensemos en una pregunta tramposa equivalente: “¿Aceptará usted la palabra de los que afirman que existe un Creador inteligente y que la Biblia está escrita por Dios, o investigará lo que dice la Ciencia?

El planeta vivo

En este apartado se dedican a contar cada uno de los motivos que hace que el planeta Tierra sea especial para albergar la vida.

Se habla de la ubicación perfecta (suponemos que no creen que la Tierra esté en el centro del Universo), de su órbita ideal, de lo adecuado de tener la Luna, etc.

Más tarde describen los diferentes ciclos naturales como por ejemplo el del agua, el del carbono y el oxígeno, el del nitrógeno, etc.

Sin duda es muy interesante todo lo que cuentan, e incluso se puede decir que si no fuera por las continuas referencias al Creador inteligente (“Es sólo coincidencia que nuestro planeta esté protegido por dos escudos dinámicos”) sería una lectura adecuada.

El motivo de semejante lanza rota a favor de la Tierra es el siguiente:

Si la Tierra es un planeta ideal para la vida, y para ello ha sido necesario que se juntaran una gran cantidad de condiciones complejas à Esto no puede ser casualidad, la vida ha tenido que ser creada por un Creador inteligente.

El argumento es muy básico y tonto, y en él se olvidan de decir que junto a la gran coincidencia producida en el planeta Tierra, tenemos billones (quizás trillones) de planetas que no han tenido tanta suerte. Así que el hecho de que se produzca una gran casualidad en un planeta concreto, se desvirtúa un poco al saber que se ha producido en uno de billones. Prueben a tirar una moneda billones de veces, ya verán como alguna vez cae de canto.

Por cierto, para el que piense que la casualidad es que justo sea en el nuestro, eso no es una casualidad, es pura causalidad. Al decir “este” nos referimos a la Tierra porque en ella es donde está la vida (donde estamos) si la casualidad se hubiera dado en otro planeta, desde eso otro planeta podríamos sorprendernos de que se diera en él, no sé si me explico.

¿Quién lo diseño primero?

En este punto simplemente se dedican a enumerar adelantos tecnológicos del hombre inspirados en la naturaleza, dando a entender que si un diseñador humano copia algo de la naturaleza eso implica que la naturaleza también tiene un diseño. Pasando por alto el tiempo que lleva cada una de las dos cosas.

Cabe destacar que en un folleto que trata de convencernos del diseño inteligente, se refieren sin ningún problema a los diseños de la naturaleza, dando por sentado la valiente afirmación de que son diseños, sin ni siquiera argumentarlo previamente.

Se hacen preguntas del tipo “Si la copia requiere un diseñador, ¿no lo necesita también el original? La respuesta es no, y veamos por qué:

La primera diferencia fundamental es que la copia se diseña y realiza en una cantidad de tiempo inmensamente ridícula en comparación con la original. Dadme todo el tiempo que necesite para diseñar el modelo de un coche, además proporcionarme los mecanismos necesarios para probar cada uno de mis diseños y poder discriminar entre cuál es mejor y cuál es peor, y diseñaré un gran coche sin tener ni idea de ello. Prueba de ello son, por ejemplo, el uso de algoritmos genéticos en inteligencia artificial. Algoritmos cuya base radica en los postulados de la evolución y que mediante la selección natural (a través de una función de fitness) y de la evolución durante gran número de generaciones crean soluciones adecuadas y no diseñadas por “nadie”.

Mitos y realidades de la evolución

Probablemente el más demagógico de todos los apartados, en él se describe en primer lugar la teoría de la evolución, para después criticarla de manera bastante absurda y llegar por último a la conclusión de que como la teoría de la evolución no es correcta, el creacionismo es la respuesta.

Es bastante curioso que en todo el escrito se refieran siempre a La evolución, y para describirla recurren a la teoría original de Darwin. Omiten por tanto los cambios y mejoras que esta teoría (una de las más meritorias de la historia de la ciencia) ha sufrido en los últimos doscientos años.

De esta manera, pueden ver los cambios que ha sufrido la teoría, atacando los puntos débiles de la teoría original (como la no linealidad de los cambios en el registro de fósiles) sin mencionar en absoluto las teorías de la Síntesis moderna, o la síntesis ampliada. Las cuales basándose en las teorías de Darwin liman los flecos de los que vive el demagógico escrito del que hablamos.

Se pueden poner varios ejemplos de las mentiras y manipulaciones del escrito, como cuando dice: “El registro fósil indica que los principales grupos de animales aparecieron de repente y se mantuvieron prácticamente inalterados

En primer lugar cambian los hechos, dando a entender que los principales grupos de animales aparecieron a la vez. Lo cual no es cierto, existen momentos en los que aparecieron grandes grupos de animales, pero no uno en concreto, sino varios.

En segundo lugar pasa por alto un hecho absolutamente contradictorio con su teoría, según la cual todos (no muchos, sino todos) los seres vivos de la Tierra tienen que aparecer en el mismo momento.

En la práctica la teoría científica actual se resume en algo así como que la evolución no sigue una línea continua, sino que se produce esencialmente en unos periodos concretos, normalmente precedidos por grandes episodios catastróficos. De esta manera, con una modificación la teoría de Darwin doscientos años después sigue (en esencia) presente en la teoría actual.

Por otro lado la estrategia del panfleto es la siguiente:

  1. Condicionar previamente al lector con la idea de la gran complejidad de la naturaleza, insinuando que esos “diseños” no pueden ser fruto del azar (ninguneando la teoría de Darwin y la selección natural).
  2. Describir la teoría de Darwin tal y como él la concibió a mediados del siglo XIX, sin tener en consideración las modificaciones y mejoras que ha sufrido desde entonces (Teoría de la síntesis moderna ampliada).
  3. Atacar con hechos retocados la teoría descrita.
  4. Juntarlo todo para llegar a la conclusión de que si Darwin se equivoco entonces existe un Creador inteligente. De una manera no lógica ni argumentada.

La ciencia y el relato de Génesis

En este penúltimo capítulo se habla de la creación, y se explica la versión de los testigos de Jehová.

Al parecer es algo así como que se creen todo lo que pone la Biblia, a excepción de que cuando habla de días, estos pueden durar el tiempo que haga falta para que les cuadre. Así se inventan el concepto “Día creativo” referido a cuando la Biblia habla de día en el Génesis pero les conviene mejor que la duración sea mayor (mucho mayor) que un día natural.

De esta manera nos recuentan la historia escrita en el Génesis, en la que los días creativos representan periodos largos y variables de tiempo, y en la que las cosas no se crean, sino que se van dejando ver por Moisés según se va disipando una espesa niebla: “posiblemente nubes densas”.

En base a esta teoría se contradice, en mi opinión, a lo escrito en el Génesis: “Hizo Dios los dos luceros mayores; el lucero grande para el dominio del día, y el lucero pequeño para el dominio de la noche, y las estrellas”.

Además nos indica que según la narración del Génesis se observa que algunos sucesos empiezan un día y acaban otro. Yo me lo he leído y no encuentro esto por ningún sitio, al contrario, la narración del Génesis va dejando muy claros los tiempos, y según una cosa ya está hecha y terminada, se cambia de día. Quedando cada cosa perfectamente encuadrada en un día concreto.

Por lo tanto, parece un poco extraño el empeño por afirmar de forma vaga que hay cosas que quizás se empezaron en un día y se acaben en otro (por cierto, que curioso que un ser todopoderoso necesite tiempo para crear las cosas). ¿Por qué este empeño? Muy sencillo, al escribir la Biblia se liaron un poco, y como suele ocurrir en los documentos hechos por varias personas, el siguiente autor no se molesto en leer lo que ya había escrito.

De esta manera, en el primer capítulo del Génesis se nos dice que el ser humano (hombre y mujer) es creado en a imagen y semejanza de Dios, después de crear a los animales. Ya que de otra manera no tendría sentido afirmar a la hora de crear al hombre que mande sobre los animales (versículos 26 y 27): “Y dijo Dios: «Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra, y manden en los peces del mar y en las aves de los cielos, y en las bestias y en todas las alimañas terrestres, y en todas las sierpes que serpean por la tierra. Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios le creó, macho y hembra los creó.

Sin embargo, un poco más abajo en el capítulo segundo, primero crea al hombre (ya no hombre y mujer, sólo hombre): “Entonces Yahveh Dios formó al hombre con polvo del suelo, e insufló en sus narices aliento de vida, y resultó el hombre un ser viviente.” Después la naturaleza: “Yahveh Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles deleitosos a la vista y buenos para comer, y en medio del jardín, el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal.” Más tarde, como al parecer Adán se aburría un poco, los animales: “Dijo luego Yahveh Dios: «No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada.» Y Yahveh Dios formó del suelo todos los animales del campo y todas las aves del cielo y los llevó ante el hombre para ver cómo los llamaba, y para que cada ser viviente tuviese el nombre que el hombre le diera.” Pero al parecer ninguno le gustaba, así que por último creo a la mujer: Entonces Yahveh Dios hizo caer un profundo sueño sobre el hombre, el cual se durmió. Y le quitó una de las costillas, rellenando el vacío con carne. De la costilla que Yahveh Dios había tomado del hombre formó una mujer y la llevó ante el hombre. Entonces éste exclamó: «Esta vez sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Esta será llamada mujer, porque del varón ha sido tomada.»”

Así que si uno le pregunta a la Biblia sobre el orden de creación de la flora, la fauna, el hombre y la mujer, obtendrá múltiples respuestas, siendo todas ellas ciertas (como palabra de Dios) aunque contradictorias, lo cual me recuerda a algo… tres que son uno, pero que son tres…

Nótese que tanto la naturaleza (flora y fauna) como la mujer, son creados para complacer a Adán, lo cual nos lleva a una idea muy perversa (por desgracia más arraigada en la gente de lo que debería) de que la naturaleza está al servicio del hombre (y no al revés) y aún más, que también lo está la mujer. Como muestra un ejemplo: “Y bendíjolos Dios [a los hombres], y díjoles Dios: «Sed fecundos y multiplicaos y henchid la tierra y sometedla; mandad en los peces del mar y en las aves de los cielos y en todo animal que serpea sobre la tierra.

PD: No he querido incluir en este comentario cosas bastante conocidas como su negativa a recibir o permitir transfusiones de sangre (con lo que esto supone) ni temas relacionados con el sexo, del que opinan que sólo puede ser concebido dentro del matrimonio y con el único fin de la reproducción…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Testigos de Jehová sin inspiración divina

  1. juan josé pozo moreno dijo:

    Te sobra conocimiento pero te falta algo fundamental: la fé. Te condenarás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s