Ahora que nos hemos sentado a hablar…

Es impresionante en lo que se ha convertido el movimiento 15M. Bajo casi todos los días a Sol y soy incapaz de dejar de sorprenderme cada vez que veo la que se ha montado, casi todas las reflexiones al respecto de su funcionamiento, posibilidades, objetivos, debilidades, etc. pasa por apreciar el gran tamaño que ha conseguido, totalmente inesperado por todo el mundo.

Acampada Sol

La Puerta del Sol de Madrid a rebosar

En primer lugar expliquemos brevemente el modus operandi del movimiento (desde el conocimiento que da la observación, no pertenezco en absoluto a la organización):

El movimiento se compone de una asamblea general y unos grupos de trabajo.

A su vez los grupos de trabajo se dividen en diferentes asambleas, por citar algunas de ellas tenemos: Bancos, Universidades, Comunicación, Política a corto plazo, Política a largo plazo (estas dos últimas tienen pendiente un cambio de nombre), etc.

Una asamblea

Una de las múltiples asambleas que se pueden ver las inmediaciones de Sol

En estas asambleas se llevan a cambo mediante una megafonía algo rudimentaria: un megáfono, y con la utilización del lenguaje de signos para comunicar cuatro elementos fundamentales: Aprobación (mover las palmas de las manos en el aire), desaprobación (cruzar los antebrazos formando una “X”), pedir que se vaya más al grano (pasando los brazos uno por encima del otro alternativamente, simulando un giro o rodamiento), y pedir más volumen en la locución (con las palmas mirando al cielo, moverlas de abajo a arriba).

De esta manera, y con la ayuda de un mediador voluntario que gestionan los turnos de palabra, se gestionan las asambleas, en las que cualquiera puede dar su opinión, o proponer algo a consenso.

Al final de cada asamblea se recoge un acta, en la que consta todo lo dicho durante la reunión, y qué propuestas han recibido el apoyo de la mayoría o la totalidad de los presentes.

Todo lo aprobado en las asambleas pasa después por la asamblea central, que se encarga de comunicarlo a todo el mundo (mediante una megafonía situada en el centro de la plaza) y el uso de Internet.

Asamblea general en la Puerta del Sol

En estas asambleas reside la esencia de lo que es actualmente el movimiento 15M, y en ellas reside también en mi opinión su mayor virtud y su mayor debilidad.

Hay dos maneras diferentes de ver estas asambleas: como foro de debate y difusión, o como organismo legislador.

En el primer de los casos su éxito es abrumador ya que ha conseguido despertar políticamente a la gente. Desde que tengo derecho a voto (hace nueve años) nunca me ha parecido que los anuncios electorales hablen de política, tampoco en los telediarios lo hacían los políticos (del PP o PSOE, el resto no salen). Por tanto creo que no es casual, existe un plan muy específico y que hasta la fecha ha estado funcionando a la perfección, de cómo despolitizar a la gente.

Resumiendo muchísimo:

El poder reside en la economía, es decir en los grandes bancos y multinacionales, es decir en unas pocas familias en todo el mundo.

Los partidos que componen los bipartidismos (a los que parece tender de manera “natural” todas las democracias) se dedican a levarse las críticas de la gente mediante el siguiente proceso: El poder perjudica al ciudadano, el ciudadano (que cree que el poder reside en los políticos) se queja de los políticos, el ciudadano cambia del partido A al B, pensando que ambos partidos se llevan a matar y representan cosas diferentes (quien no ha visto en la tele las peleas dialécticas PP vs PSOE) sin saber que en realidad (en lo que a la economía se refiere) lo mismo, y por ello coinciden en más de 70% de la votaciones.

La gente ve que los políticos no resuelven sus problemas y se vuelva cada vez más apolítica = manejable.

Fin.

Sin embargo ahora gracias al movimiento 15M de repente la gente habla de política (no de lo que le llamo Blanco a Cospedal ayer en el congreso) de política! El otro día en el metro un desconocido interrumpió una conversación de política que mantenía con dos amigos para unirse y hablar. Puede parecer una tontería, pero a mí me parece tremendamente significativo.

Una de las miles de muestras gráficas del descontento de los indignados

Por tanto tomar las plazas y hacer de ellas foros de debate donde la gente habla de política, ordena sus ideas, reflexiona, escucha… es uno de los mayores éxitos en política de las últimas décadas.

Sin embargo, y ya para terminar, no creo que las asambleas como instrumento práctico para tomar decisiones. En primero lugar porque creo que muchos de los temas que se tratan requieren de ciertos conocimientos técnicos para tomar decisiones, por tanto no tiene sentido que todo se decida mediante votación popular. Cierta especialización del trabajo es necesaria, si yo soy informático, y no tengo ni idea de la problemática de la energía (por ejemplo) mi voto no debe ser considerado para decidir sobre el uso de energía nuclear, al menos no de la misma manera que lo sea el de un físico nuclear.

Además existen limitaciones prácticas al hecho de que todo el mundo vote sobre todos los temas, y aunque es cierto que estas limitaciones podría reducirse mucho en un futuro no muy lejano mediante el uso de Internet, sigo sin verlo práctico.

En conclusión alabo y defiendo las asambleas montadas a lo largo de todo el país (y más allá) como método de difundir el debate político, como vía para educar a la gente en la política y destronar la postura del apolítico orgulloso (que en mi opinión solo lleva a ser más manejable por el poder), y avivar así el debate social, el conocimiento de la realidad y acabar con el astío generalizado y la opinión mediatizada.

Sin embargo discrepo en la exigencia generalizada de que el movimiento saque unas propuestas mínimas, en las asambleas como formas reales de gestionar las decisiones políticas, y en los que critican que se oigan voces discrapantes y contradictorias dentro de movimiento: No somos un partido político, no tenemos una homogeneidad real salvo en el convencimiento de que algo va mal, y toda nuestra discrepancia interna aviva nuestro debate, lo mejora y nos hace cada día más fuertes, más seguros de nuestras ideas, y más peligrosos para el sistema actual. Nuestro principal objetivo debe ser despertar al pueblo, acabar con la masa idiotizada por los medios de comunicación tradicionales, mostrarles que el mundo no está bien y que existen muchas otras alternativas, pero no decirles cuál de ellas es la correcta.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s