Silenciar, archivar, salir

WhatsApp ha revolucionado en los últimos años la forma en que nos comunicamos y relacionamos con los demás. No es extraño hoy en día (al menos yo lo hago) referirte a tus distintos grupos de amigos por el nombre del grupo de WhatsApp que les engloba, y parece que empieza a existir una relación uno a uno entre un determinado grupo y su equivalente virtual (de WhatsApp).

Parece claro por lo tanto que debemos prestarle mucha atención a cómo nos relacionamos por este medio, ya que en muchos casos, supone la parte mayoritaria de la relación que tenemos con un gran número de personas, en algunos casos de círculos muy cercanos. En mi caso, por ejemplo, excluyendo a mi pareja y mis compañeros de trabajo, veo a mi círculo más cercano (familia y amigos íntimos) como mucho una vez a la semana, y sin embargo hablo con ellos por WhatsApp muchas más veces, en la mayoría de casos a diario.

Sin embargo, la comunicación por WhatsApp no es exactamente igual a la comunicación cara a cara, y tiene muchas diferencias propias del medio que la hacen diferente, y en muchos casos, mucho peor. No me refiero a la típica reflexión de que es mejor quedar para tomar un café que escribirse por el móvil, esto, si bien es obvio, no es en absoluto práctico. Me refiero más bien a como la comunicación por WhatsApp, esencialmente la de los grupos, puede derivar en determinadas circunstancias en la peor versión posible de cada uno de nosotros.

En concreto estoy hablando de los grupos de amigos compuesto en su mayoría (o en su totalidad) por hombres, donde, al menos en mi experiencia personal, se produce una deriva hacia lo más rancio y lamentable de cada uno de nosotros. Grupos compuestos por gente interesante, racional y sensata, que sin embargo reserva para WhatsApp su lado más machista, clasista y rancio. Creando un espacio donde la única discusión posible gira siempre entorno a temas banales (principalmente fútbol), y donde el machismo campa a sus anchas, repartido entre chistes, vídeos, fotos y comentarios.

Creo sinceramente que en estos grupos se genera una inercia muy negativa, que impulsa a cada uno a dar lo peor de sí mismo. Mediante la acción activa de unos, y la pasividad complaciente de otros, se acaba creando un espacio donde se producen y toleran situaciones que en otro contexto serían reprobadas. Bombardeos continuos de fotos donde se cosifica a la mujer, chistes e insultos homófonos y clasistas, y en general, la normalización de un comportamiento rancio y retrógrado. Y lo más triste, al menos en mi opinión, es que estos comportamientos se llevan a cabo por gente que no es así, sino que responde a una inercia creada dentro del grupo.

Para muchas personas los grupos de WhatsApp estructuran en su cabeza sus grupos de amigos y familiares, ordenándolos y dándoles cuerpo y nombre. Resulta muy preocupante que además, en algunas situaciones, moldeen también su pensamiento llevándolo hacia atrás, retrocediendo en temas en los que ha costado mucho avanzar en los últimos años y en los que queda mucho más por hacer.

Ahora la pregunta es, ¿tienes algún grupo de WhatsApp que identifiques con lo que estoy contando?, si es así, ¿qué papel tienes tú en ese grupo? Y sobre todo, ¿qué papel quieres tener?

Pongo aquí un enlace que trata el mismo tema, pero seguramente mejor: “Tetas y chistes machistas: el asqueroso mundo de los grupos de WhatsApp de tíos

 


Añado aquí un debate producido en Facebook:

Ramón Flores A mí es que en este tema el wasap me parece sencillamente el medio.
Alberto Pozo Esteban El medio pone el contexto, y el contexto a veces cambia mucho el fondo. El mismo grupo de amigos, de lo que son a lo que es el grupo de WhatsApp, puede ser muy diferente, al menos en mi experiencia personal.
Ramón Flores Yo creo que las mismas personas en un entorno íntimo (sin ningún “intruso”) hablan más o menos de lo mismo.
Alberto Pozo Esteban Sí, estoy de acuerdo que eso sea el 90%. Pero creo que habría que añadirle un par de cosas más, como la facilidad para compartir material que te llega por otros chats, o la diferencia que existe en las reacciones de los “pasivos”. Cuando alguien escucha algo que le parece denigrante, se le nota en la cara, es muy sencillo notar su desaprobación inmediatamente. Mientras que en el caso de WhatsApp, lo más normal es que no te conteste, y por lo tanto no te llega nada de esa desaprobación, lo que lleva a mayor impunidad.
Ramón Flores Sobre el material de otros chats, es verdad, pero el machismo está ahí, con material o sin él. Y yo creo que el equivalente de los pasivos en el wasap es los pasivos en la charla. Que no dicen nada y pasan. Puede haber una pequeña gradación, como tú dices un diez por ciento de diferencia.
Publicado en Feminismo, Internet, Sociedad | Etiquetado , , | Deja un comentario

Una economía para el 99%

Hace algo más de dos años que Oxfam publicó su informe “Gobernar para las élites” que resumí en este blog en la entrada homónima. Ahora todos los periódicos nacionales se han hecho eco de un nuevo informe de Oxfan, que viene a decirnos que no hemos mejorado nada, aun más, hemos ido a peor.

El informe se titula “Una economía para el 99%” y puede descargarse en español aquí (y un resume aquí).

Al hilo de mi entrada anterior, me gustaría contrastar los datos que resalté del anterior informe y comparar ahora cómo han ido evolucionando. Obviamente son simplemente datos concretos, pero que en conjunto reflejan no solo una situación lamentable, sino que al contraponerlos también indican que no solo estamos mal, sino que también vamos a peor. Todo buenas noticias por lo que se ve.

En negro las conclusiones del informe anterior (2.014) y sobre ellas, las correcciones necesarias para actualizarlas al nuevo informe de enero del 2.017.

  • Las 85 ocho personas (hombres, por supuesto) más ricas del mundo tienen la misma riqueza que 3.600 millones de personas. O lo que es igual, la mitad más pobre del planeta. (pág. 12)
  • La riqueza de las 10 personas más ricas del planeta equivale a 217.000 500.000 millones de euros, unos 21.700 50.000 millones de euros cada uno. (pág. 12)
  • Es probable que, en realidad, la concentración de riqueza sea mucho mayor, dado que una considerable cantidad de los ingresos de los más ricos se ocultan en paraísos fiscales. Un cálculo conservador sitúa en 7,6 billones de dólares el volumen de riqueza individual oculta en centros offshore.(pág. 26)
  • Nunca en la historia ha habido una concentración igual de la riqueza. La riqueza sigue acumulándose entre los más ricos. Durante las últimas tres décadas, los ingresos en manos de los dueños del capital no han dejado de aumentar a un ritmo superior al del crecimiento económico. Los anteriores informes de Oxfam han puesto de manifiesto cómo la cada vez más extrema concentración de riqueza en manos de las élites se traduce en un poder e influencia indebidos sobre las políticas e instituciones. (pág. 12)

Queda claro que la desigualdad no solo es un problema acuciante, sino también creciente. Además, el nuevo informa aporta muchos más datos, todos apuntando en la misma dirección. Resaltamos aquí los más llamativos, con alguna anotación en cursiva:

  • Durante los próximos 20 años, 500 personas legarán 2,1 billones de dólares a sus herederos, una suma que supera el PIB de la India, un país con una población de 1.300 millones de personas. Ponga aquí a su liberal favorito hablándole de meritocracia, la igualdad de oportunidades, y los unicornios rosas.
  • El director general de cualquier empresa incluida en el índice bursátil FTSE 100 gana en un año lo mismo que 10.000 trabajadores de las fábricas textiles de Bangladesh. Aquí es donde te hablan de cómo Amancio crea empleo y mejora la vida de sus trabajadores.
  • En 2.015, las diez mayores empresas del mundo obtuvieron una facturación superior a los ingresos públicos de 180 países juntos.
  • Se estima que en 2.014 Apple tributó por sus beneficios en Europa a un tipo efectivo del 0,005%.
  • Según los datos de este informe, donde se mezclan las facturaciones de las empresas con los ingresos públicos de los países, Wallmart sería la décima economía del mundo, por delante de España, que sería la undécima.

Así las cosas parece claro que vivimos en un sistema injusto e inhumano, y es urgente realizar un cambio que, de momento, no se atisba en el horizonte.

Publicado en Política | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Curso urgente para futuros ex-machistas

Escribo esta entrada más por ganas que por capacidad. Para, en algunos casos, aplicármelo sobre la marcha y aprender según vaya creciendo. Así que, antes de nada, si alguien más experto (o no) en el tema lo lee, que por favor no dude en comentar, criticar, corregir y sugerir para poder mejorarlo.

Este curso estará estructurado por temas, de longitudes muy dispares y que iré publicando actualizando esta misma entrada. En un futuro, si queda algo decente probablemente me replantee la estructura, pero de momento esta puede valer.

Quiero aclarar también, que en muchos casos se echarán de menos imágenes que ilustren lo que se escribe, pero creo que es mejor tratar de realizar la entrada evitando dichas imágenes, en la medida de lo posible.

Capítulo 1: “Por qué es necesario este curso”

Existen cientos de razones para luchar contra el machismo: 70 víctimas mortales el año pasado en España, miles de víctimas a lo largo del mundo, la discriminación salarial, la violencia sexual, la publicidad sexista,  etc. Pero me centraré en una más mundana y sencilla: tú eres machista. No tengo ni idea de quién eres, y sin embargo es fácil apostar a que eres machista, al menos si asumimos que machista es todo aquel que alguna vez se comporta de manera machista. La apuesta no es arriesgada porque es muy difícil encontrar a alguien que no caiga, de vez en cuando, en un comportamiento  machista. (No hace falta añadir que quien escribe estas líneas también lo es, pero aspira a ser un ex-machista lo antes posible).

Así que el primer paso (como dice el manido refrán) es reconocerlo. Ser conscientes del problema y tratar de ponerle remedio, con voluntad y conocimiento, grandes dosis de cada uno.

Capítulo 2: “Qué es ser machista”

Siempre me ha parecido una frase muy estúpida esa que dice que “tonto es el que hace tonterías”, sin embargo, para este caso la voy a seguir a rajatabla, y diré que machista es el que actúa de forma machista. Pero, ¿qué es actuar de forma machista?

Nadie podría discutir ciertos comportamientos machistas básicos del tipo: “Las mujeres son seres inferiores”, pero si ese fuese el único comportamiento machista estaríamos hablando de un porcentaje bajo de la población (al menos en España) y no de un problema endémico como el que tenemos. Por lo tanto es necesario reconocer los tipos de machismo más sutiles, más cotidianos, y a los que por desgracia estamos tan acostumbrados que pasan por nuestro lado sin despertar ningún rechazo.

Aquí una breve lista (incompleta, anímense a mejorarla) de comportamientos machistas algo más sutiles pero igual de dañinos:

  • Comentario sexual ofensivo.  Puede estar dirigido directamente a la implicada, o más habitualmente, hablando de una tercera persona no presente en la conversación. Voy a evitar poner ejemplos, pero a todos se nos pueden pasar por la cabeza fácilmente frases que escuchamos (e incluso decimos) habitualmente.
  • Asumir ciertas cualidades inherentes a los hombres o a las mujeres, por el mero hecho de serlo. En general, puede ocurrir que cierto estereotipo se cumpla (estadísticamente) en base a la educación que provee una sociedad machista, pero pasar de esa realidad estadística (y dependiente de la sociedad) a una verdad inherente a la naturaleza humana es machismo.
  • “Puta”. Siento ser tan específico, pero la inmensa mayoría de las veces que dices o escuchas la palabra “puta” estás teniendo un comportamiento machista. Sé que para todo hay excepciones, pero haz la prueba, analiza con actitud crítica cada uno de los contextos en los que aparece esta palabra en tu día a día, y verás cómo surgen como por esporas las situaciones machistas.
  • Cosificación. Este término puede llegar a englobar muchas situaciones diferentes, (incluso algunas de las anteriores) y merece ser analizado en su propio capítulo. Pero para ir adelantando, cosificación (en concreto de la mujer) consiste en representar o tratar a una mujer como un objeto: algo no pensante que puede ser utilizado. En concreto, en la cosificación sexual hablaríamos de un objeto concebido únicamente para el deleite sexual de otra persona.
  • Típico chiste o broma machista. No creo que este caso necesite demasiada explicación.
  • El lenguaje. El lenguaje suele ser un reflejo de la sociedad que lo utiliza, con una capacidad de cambio más lenta que la propia sociedad. Existe multitud de expresiones machistas, que reflejan una sociedad machista. Dualidades como: “Coñazo – cojonudo”, “zorra – zorro”, “mujer pública – hombre público” etc. Como curiosidad, si buscas en la rae las palabras “hombre” y “mujer” verás que aparecen un montón de acepciones compuestas añadiendo otra palabra detrás. Para el caso de la mujer de las 13 acepciones 8 son negativas (de las cuales la mitad significa prostituta); sin embargo, en el caso de “hombre” de las 28 acepciones sólo 4 son negativas (sin referencia alguna a la prostitución).
  • […]

Capítulo 3: “Cosificación”

Ya hemos comentado anteriormente y por encima qué es la cosificación de la mujer, y más concretamente la cosificación sexual.

Este fenómeno es, sin duda, uno de los más habituales y está presente en casi todos los ámbitos de nuestra vida. La televisión, la radio, whatsapp, facebook, conversaciones con amigos, etc. Es importante aprender a reconocerlo, para así evitar caer en ello y poder, además, denunciarlo cuando se produzca a nuestro al rededor.

Es importante además, hacer mucha pedagogía con el tema, en general ocurre que cuando denuncias un caso así las reacciones suelen ser del tipo “¿de qué estás hablando?”,  “¿cosifica-qué?”, “No seas exagerado”, “Y si podemos un tío entonces también…”, etc. Creo que esto se debe a dos cuestiones principales, en primer lugar, estamos tan acostumbrados a presenciar cosificación de la mujer que no nos resulta extraño, y mucho menos machista. Por otro lado, en la mayoría de casos ni siquiera se sabe muy bien lo que es, por lo tanto ni siquiera se identifica como tal.

Para el primer problema la única solución es denunciarlo cuando se produzca, que empiece a ser cotidiano que cuando se cosifica a una mujer suenen voces de denuncia que hagan notar que eso no debería ser normal. Poco a poco hay que conseguir que lo extraño no sea la denuncia sino la cosificación.

El segundo, sin embargo, se soluciona con siete simples preguntas. Gracias al test diseñado por la socióloga Caroline Heldman, podemos reconocer la cosificación sexual de la mujer simplemente si respondemos afirmativamente a alguna de las siete preguntas que componen el test. Aquí tenéis el test, y aquí la versión en español (con ejemplos) en el que están basadas las siguientes líneas:

Cada vez que sospeches de una cosificación sexual pregúntate:

  1. ¿Se muestra únicamente una parte o partes del cuerpo de una persona?
    El ejemplo de una imagen que recibí por whatsapp que cumplía esta premisa fue lo que propició que haya escrito esta entrada. En ella, se mostraba una mujer desnuda con grandes pechos, pero se había recortado la foto por debajo de la nariz. Eso, en casi cualquier fotografía quedaría raro y saltaría rápidamente a la vista, pero en este caso no ocurría, a nadie parecía importarle que faltaba la mitad de la cara, daba igual, se veía lo que se tenía que ver del “objeto” y el resto no importaba.
  2. ¿Se muestra a una persona sexualizada que actúa como soporte para un objeto?
    Recuerdo otra imagen, recibida también por whatsapp, en la que se mostraba a una mujer desnuda, sirviendo de soporte para un cristal que hacía las veces de mesa. Es muy común encontrarlo también en los carteles publicitarios.
  3. ¿Se muestra a una persona sexualizada que puede ser intercambiada o renovada en cualquier momento?
    Es el clásico ejemplo de la imagen con seis o siete modelos en ropa interior (o desnudas) siendo cada una de ellas bastante parecida a las demás. Donde más que varias personas se representan varias versiones de una misma idea.
  4. ¿Se muestra a una persona que está siendo (o puede ser) vejada o humillada sin su consentimiento?
    Ya sea de forma explícita o en su versión más sutil (simplemente insinuando que podría ocurrir) es más común de lo que podría parecer, y desde luego es una manera muy clara de cosificación sexual.
  5. ¿Se sugiere que la característica definitoria de la persona es su disponibilidad sexual?
    El ejemplo más cercano que me viene a la memoria es un cartel de una fiesta en la que aparece una mujer (sexualizada, claro) y pone algo así como: “Fuck me, I’m Erasmus”. Lo peor es que llego a mí porque alguien se quejaba de que había sido criticado por el instituto andaluz de la mujer, y se revindicaba que se denunciara también que en la parte inferior del cartel se anunciaban precios más bajos para las mujeres que para los hombres. En fin.
  6. ¿Se muestra a una persona sexualizada que puede ser usada como una mercancía o alimento?
    De nuevo, puede ser insinuado con diferentes niveles de sutilidad, pero si se detecta se convierte en una manera muy obvia de cosificación sexual.
  7. ¿Se muestra a una persona sexualizada que sirve como lienzo para transmitir un mensaje?
    Otro recurso muy utilizado en la publicidad, donde el cuerpo o una parte sirve simplemente como lienzo para escribir el mensaje que se quiere trasmitir.

Capítulo 4: “Hombres, hablemos de violencia machista”

No podía desperdiciar la oportunidad de poner aquí el vídeo editado por la plataforma Juventud Sin Futuro:
Hombres, hablemos de violencias machistas

Capítulo 5: “El machismo que no se ve”

Otro buen material para ver y difundir, el documental “El machismo que no se ve” del programa Documentos TV. Genial, útil, y con un enfoque muy interesante. Merece la pena:
El machismo que no se ve, Documentos TV

Publicado en Feminismo | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Rajoy no tiene el graduado

Según el completo artículo que figura sobre él en la Wikipedia, Mariano Rajoy Brey, presidente del gobierno, nació en Santiago de Compostela en 1955. Es de suponer, por tanto, que curso los estudios medios en la década de los 70, cuando todavía no se había instaurado el actual sistema de educación (1.994 – 1.995). Por tanto, como es lógico, no ha cursado ni la actual Educación Secundaria Obligatoria (ESO) ni los dos años posteriores del actual bachillerato. En su lugar, Mariano Rajoy curso el bachillerato elemental de cuatro años de duración, una reválida, y posteriormente los dos cursos siguientes del bachillerato superior, justo antes de ingresar en la facultad de Derecho de Santiago de Compostela.

Si has llegado hasta aquí, es normal que tengas motivos para cabrearte con esta entrada, y pienses que el titular es un esfuerzo lamentable por calumniar al presidente del gobierno. Llevas razón, sin embargo, existe otra posibilidad. Puede, que en realidad no hayas llegado hasta aquí (hipotéticamente, claro) y que simplemente hayas leído el titular. Puede, además, que le tengas cierta tirria a Mariano Rajoy y que por tanto el titular te haya encantado. En ese caso, podrías difundir esta “noticia” sabiendo (o sin saber) que muchos harán como tú, no leerán la noticia y simplemente se quedarán con el titular, que como puedes ver, transmite una idea totalmente distorsionada de la realidad.

Esta es, en esencia, una técnica muy utilizada por los periódicos hoy en día. Abusan de que una proporción muy grande de la gente no pierde tiempo en leer la noticia completa, y sacan titulares claramente contrarios a la idea general de la noticia. Con ello, consiguen generar un estado de opinión sin ni siquiera mentir demasiado, simplemente eligiendo un titular rocambolesco. Está técnica, acompañada de la capacidad que todos tenemos hoy en día de difundir a nuestros conocidos todo tipo de material (mediante Facebook, twitter, whatsapp, etc.) se convierte en un arma muy poderosa para atacar de forma injustificada aquello que la línea editorial del periódico (o su dueño) decidan.

Uno puede informarse, leer, buscar en Internet, y formarse una opinión; o por el contrario puede tener una opinión muy clara y simplemente re-difundir aquellos titulares que le suenan complacientes, sin ni siquiera pararse a leer la noticia, y si alguien lo hace y se da cuenta de que es un engaño… ¿qué más da?, muchos no lo harán y eso es lo que cuenta. Lamentable.

Actualizo para recomendar el “Salvados” del 8 de Noviembre de 2.015 titulado “La máquina del fango”. Muy recomendable y al hilo de este tema.

Publicado en Medios de Comunicación, Política, Sociedad | Etiquetado , , | 6 comentarios

Las Autonómicas menos malas

Las últimas elecciones autonómicas y municipales del pasado 24 de mayo han sido una de las más interesantes de la historia reciente de este país. Se ha escrito mucho (y se seguirá escribiendo) sobre el significado que tienen, tanto a modo de termómetro de la sociedad, como en la implicación directa respecto al reparto de poder que dejan en las instituciones locales y autonómicas.

Uno de los resúmenes más generales y acertados que he leído, se puede encontrar aquí, por Javier Gallego Crudo, capitán del proyecto “Carne Cruda”.

Por mi parte, me gustaría aportar un enfoque algo distinto, que no he encontrado en ningún sitio, y que creo que puede añadir algo interesante a la hora de entender las elecciones como un buen termómetro, una encuesta del estado político de la sociedad española.

Aunque hablamos siempre de unas elecciones, en realidad son muchas elecciones juntas las que se producen en una cita como esta, cada elección municipal es un mundo, y es muy difícil sacar conclusiones generales válidas para el conjunto del estado. Por lo tango, a fin de enfocar el análisis a un estudio muy general, me centraré en los resultados de las elecciones autonómicas. Esto lo hago, además, porque creo que el voto autonómico está más relacionado con el partido al que se vota, y no tanto con el candidato presentado, si bien es cierto que esto no ocurre del todo así en todos los casos, como en el caso del candidato socialista a la Comunidad de Madrid: Ángel Gabilondo, que pudo quizás atraer cierto voto que de otra manera nunca hubiera ido al PSOE.

Aun así, este análisis parte de la premisa de que el voto autonómico es más político y menos personalista que el municipal, y que de él se puede obtener una medida de la ideología predominante en los votantes.

Dado que en cada comunidad autónoma se presentan un conjunto diferente de partidos, he recopilado los datos de voto agrupando en algunos casos a ciertos partidos, en función de si los considero de izquierdas o de derechas, véase “De izquierdas y derechas”

Elecciones Autonómicas 2.015

  • Partido Popular (PP)
  • Partido Socialista Obrero Español (PSOE)
  • Ciudadanos (C’s)
  • Otros partidos de derechas
  • Podemos
  • Izquierda Unida (IU)
  • Otros partidos de izquierdas

Elecciones Autonómicas 2.011

  • Partido Popular (PP)
  • Partido Socialista Obrero Español (PSOE)
  • Unión Progreso y Democracia (UPyD)
  • Otros partidos de derechas
  • Izquierda Unida (IU)
  • Otros partidos de izquierdas

Desde este punto de vista, la perspectiva de la izquierda no es muy alentadora, pese a la gran subida de Podemos; el descalabro de IU, junto con la todavía enorme cantidad de votos que se lleva el PSOE hace que el número de votos a partidos (que yo consideraría) de izquierdas sea muy reducido:

Resultados agrupados de las autonómicas de 2.015

Resultados agrupados de las autonómicas de 2.015

Sin embargo, esto no tiene en cuenta de dónde venimos. Si realizamos una comparación con los datos de las elecciones autonómicas de 2.011 (para las mismas autonomías) observamos que hay una cierta evolución positiva:

Comparativa 2.011 - 2.015

Comparativa 2.011 – 2.015

Aproximadamente un 13% de los votos han pasado de partidos de derechas (PP, PSOE, UPyD, etc.) a partidos de izquierdas (IU, Podemos, EQUO, etc.). Esto, desde mi punto de vista, es algo sin duda positivo, sin embargo parece claramente insuficiente.

Existen, sin embargo, dos caminos para tratar de ser optimistas. En primer lugar, es lógico pensar que aunque el PSOE no pueda ser considerado un partido de izquierdas, entre sus votantes sí que existe un gran número de personas que así se considera. Si vemos la gráfica anterior, añadiendo a los votantes del PSOE obtenemos esto resultados:

Autonómicas 2.015 (PSOE -> Izq)

Autonómicas 2.015 (PSOE -> Izq)

Esto nos daría un empate técnico, en el que al menos uno de cada dos votantes es considerado de izquierdas. Eso sí, teniendo en cuenta que se está incluyendo a más de tres millones de votantes procedentes del PSOE.

El segundo camino para el optimismo parte de las cifras de abstención. Es sin duda el grupo de “votantes” más heterogéneo que encontramos, puesto que los motivos para no votar pueden ser muy diversos. Según los datos de las últimas autonómicas, estamos hablando de unos seis millones de personas, los cuales representan una porción enorme del electorado.

Autonómicas 2.015 (Abstención)

Autonómicas 2.015 (Abstención)

Se puede observar (recuperando de nuevo a los votantes del PSOE a la derecha), que si sumamos a la izquierda la abstención vuelve a haber un empate técnico. Esto, desde luego, no tiene mucho sentido, ya que asumir que podemos contar como izquierdas a aquellos que no votan no se sustenta en ningún caso, pero por lo menos da un reflejo de todo un conjunto de población sobre el que se puede trabajar para conseguir nivelar las fuerzas.

Por simple curiosidad, y para los más optimistas, se pueden combinar ambas ideas (votantes del PSOE a la izquierda y abstención), el gráfico resultante es el siguiente:

Autonómicas 2.015 (PSOE -> Izq + Abstención)

Autonómicas 2.015 (PSOE -> Izq + Abstención)

Más allá de esta última curiosidad, parece claro que si bien se ha avanzado mucho desde el estallido del 15M, queda todavía mucho por hacer. Estos datos, contrastan sin embargo con los que podemos observar en ciudades grandes como Madrid, Barcelona o Valencia, donde los porcentajes de votos a partidos de izquierdas en sus respectivos ayuntamientos han sido significativamente mayores. Parece claro, por tanto, que algo se ha hecho bien en esas candidaturas denominadas de unidad popular.

Ayuntamiento de Barcelona

Ayuntamiento de Barcelona

Ayuntamiento de Madrid

Ayuntamiento de Madrid

Ayuntamiento de Valencia

Ayuntamiento de Valencia

Como ya he comentado mucho se ha hablado sobre este tema, si bien me gustaría añadir un punto que me parece fundamental, la posibilidad de ganar. Tanto en Madrid, como en Barcelona, y también en Valencia, durante la campaña electoral se creía que se podía ganar, este elemento es crucial y acaba decidiendo un porcentaje enorme de votos, mucha más gente vota una candidatura si la gente percibe que esta tiene posibilidades reales de ganar.

Tal y como están las cosas, después del resultado de las autonómicas (incluidas las de Andalucía) no creo que la gente tenga la sensación de que Podemos puede ganar las generales (no digamos ya IU). Sin embargo, una candidatura conjunta de unidad popular, al estilo de Ahora Madrid o Barcelona en Comú sí que produciría esa sensación en la gente, y podría convertirse así en una especie de profecía autocumplida.

Por último me gustaría comentar el papel del PSOE y sus votantes. Por un lado, podemos pensar que las candidaturas de unidad popular resultan muy atractivas para los votantes socialistas, por lo que pueden ser una herramienta perfecta para atraer a esos votantes de izquierdas a partidos realmente de izquierdas. No es raro pensar que los dirigentes del partido socialista sean conscientes de esto, y por lo tanto habrá que estar muy atentos a cómo reaccionan ante esta situación. Por otro lado, estas elecciones han servido en algunos municipios (como Madrid) para poner al PSOE frente al PP y con las candidaturas ciudadanas. Esto es positivo, sin duda, pero no debe hacernos olvidar que es el partido que ha desarrollado políticas liberales durante más tiempo en este país, y llegado el momento de volver a tener poder en el estado, no me cabe duda que volverían a las andadas sin pensarlo.

*Todos los datos han sido obtenidos de: elDiario.es

Publicado en Política | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Politeia contra democratia

Hace algunos días, tuve una discusión en facebook en la que participaron varias personas; de izquierdas, liberales, anarquistas… La cosa empezó por un comentario sobre un posible resultado en las próximas elecciones generales en España, pero fue evolucionando hacia diferentes cuestiones. No me interesa ahora mismo desglosar el debate entero, sino una parte en concreto en la que se vieron dos puntos de vista contrapuestos sobre un mismo tema: ¿qué objetivo deben perseguir un grupo de personas que discute sobre un tema en concreto?

Por un lado, la visión de mi amigo liberal consistía en un conjunto de personas argumentando con el fin de imponer sus intereses particulares, para que entre todos, la suma de esos intereses particulares (o del grupo de ciudadanos al que representen, en el caso del congreso) acabe dando la mejor opción.

Desde mi punto de vista, que consideraría “más de izquierdas”, esa es una visión totalmente errada. Por el contrario, creo que cada uno debe tratar de buscar el bien común (de todos, no el propio o el de grupo al que represente). De esa manera, todos deben argumentar con el objetivo común de encontrar la mejor solución para todos. Obviamente, personas diferentes pueden tener puntos de vista diferentes, tanto en el “qué” (qué es lo mejor para todos) como en el “cómo” (cómo se consigue aquello que es mejor para todos). Y debe ser a través de la argumentación propia (limpia y sin falacias), y la atención a la ajena, como se van depurando y mejorando los puntos de vista de cada uno a fin de llegar a una conclusión común (si es posible) o a un acuerdo de mínimos (en otro caso).

En mi opinión, estos dos puntos de vista son radicalmente diferentes, y no sólo distan en las formas, sino también en el fondo y en los resultados que obtienen. Además, creo que son dos puntos de vista muy determinantes a la hora de definir el posicionamiento político de una persona.

Tratemos de analizar por separado cada uno de estos puntos de vista, para lo cual nombraremos al primero “libera” y al segundo “de izquierdas”:

Nótese que aunque trato de hacer un análisis riguroso e imparcial de ambos puntos de vista, soy un fiel defensor de uno de ellos, por lo que si cualquiera tiene a bien corregir, mejorar o comentar cualquiera de los dos análisis (en especial el “liberal”) será bienvenido.

Punto de vista “liberal”

  • Cada individuo trata de argumentar para defender sus intereses o los intereses del grupo de individuos al que representa.
  • Idealmente, cada uno es un buen conocedor de qué le interesa, y por tanto es la persona más indicada para defenderlo.
  • A través de la negociación entre los diferentes intereses particulares, se llega a una agregación de intereses individuales, que se considera el óptimo que se puede obtener.
  • En el fondo parte de una visión desconfiada del ser humano, asumiendo que el interés o el egoísmo hacen que la defensa de interés globales no resulte sincera, por lo que el único capaz de velar realmente por los intereses de uno es uno mismo.

Punto de vista “de izquierdas”

  • Cada individuo trata de defender lo que considera mejor para todos, el óptimo global (con indiferencia de cómo le afecte personalmente o al grupo concreto que represente).
  • Mediante la discusión se trata de mejorar el argumento propio y el de los contrarios, evaluando de manera crítica y con el mismo rasero tanto los argumentos propios como los ajenos.
  • Según se van destilando y mejorando los argumentos, se va tratando de llegar a una conclusión común, global en el caso de que se pueda o parcial en caso contrario.
  • Asume una visión del ser humano más positiva, en la que cada uno es capaz de fijarse como prioridad al total de la comunidad (en vez de a uno mismo) asumiendo que de ese modo se tendrá lo mejor para el conjunto, y por lo tanto, para los individuos que la componen.

Existen,  en mi opinión,  muchos argumentos a favor del segundo punto de vista, trataré aquí de mostrar un par de ellos.

En primer lugar, existe un pasatiempo matemático llamado “paradoja de imposibilidad de Sen” que demuestra que la suma de los intereses particulares no tiene por qué coincidir con los intereses del conjunto. Esto, desde luego, no demuestra que sean dos cosas contrarias o que no puedan coincidir nunca, simplemente nos indica que una cosa (la suma de intereses particulares) no implica necesariamente a la otra.

El segundo motivo, es probablemente más subjetivo, pero en mi opinión mucho más importante.

Todos hemos participado en discusiones, y hemos tratado de convencer con nuestros argumentos al resto de las personas. Sin embargo, en algunas ocasiones, puede habernos ocurrido que empezamos a descubrir, al escuchar a los demás, que no llevamos razón. Esto desde luego es algo que debe habernos ocurrido varias veces, en caso contrario es síntoma de que no escuchamos a los demás.

En esa situación, uno tiene dos opciones, la humilde (y no muy habitual) de reconocer la derrota, y dar la razón a nuestro rival; o la soberbia, negándonos a reconocer el error y tratando de “ganar” la conversación de cualquier manera posible.  Es fácil reconocer ese tipo de comportamiento, se caracteriza fundamentalmente por el uso de las falacias, trucos discursivos encaminados no a mejorar los argumentos, sino a falsearlos a fin de que se imponga una posición con indiferencia de si lleva razón o no. Existen multitud de falacias conocidas: argumento de autoridad, descalificar la persona, confundir la causalidad, pasar de lo concreto a lo general, etc… Suele ser bastante útil conocerlas y estudiarlas, a fin de reconocerlas y evitarlas tanto en los discursos propios como en los ajenos.

Dicho esto, pensemos nuevamente en los dos objetivos diferentes entre los dos puntos de vista aquí discutidos: defender los intereses individuales o defender los intereses globales. En mi opinión, esa diferencia es fundamental a la hora de asumir una postura humilde o soberbia frente a la derrota en la discusión. Si uno busca que mediante la argumentación se vayan puliendo las razones para encontrar así una razón mejor, cometer el error de caer en falacias va en contra del interés perseguido. Por el contrario, si el objetivo personal en una discusión consiste en imponer los intereses particulares, nada impide utilizar este tipo de artimañas para lograr el objetivo final. Esto no significa que la gente que defiende una postura sea honesta y no utilice falacias y los que defiende la otra sean soberbios y mentirosos. Simplemente significa que en un caso el objetivo perseguido juega a favor de mantener una actitud más constructiva, crítica y sincera; mientras que en el otro ocurre todo lo contrario, el objetivo casa mejor con la utilización de falacias para convencer al rival.

Por todo ello, creo que el punto de vista al que hemos llamado “más de izquierdas” es el adecuado para acometer una discusión en busca de tomar una decisión.

Por último, quiero añadir que según la clasificación de los diferentes tipos de gobiernos posibles que hizo Aristóteles, debemos tener en cuenta dos elementos para definir un gobierno, a saber:

  • El número de personas que forma parte de la toma de decisiones
  • En nombre de los intereses de quién toma las decisiones

En función del primer criterio se distinguen tres tipos de gobiernos: el unipersonal, el de una selecta minoría y el de la mayoría. En función del segundo se diferencia entre gobernar buscando el bien de toda la población (al que llama gobierno puro), o buscando el bien del gobernante o clase dirigente (al que llama gobierno impuro). De este modo la clasificación quedaría de la siguiente manera:

Clasificación tipos de gobierno Aristóteles

Es importante entender que el significado de los términos pronunciados por Aristóteles no es el mismo que actualmente, por lo que no nos debe confundir los significados actuales de palabras tales como monarquía o democracia (de hecho, en algunas traducciones lo cambian por el de “demagogia”).

Lo que quiero destacar, es que en mi opinión la diferenciación que hace Aristóteles entre los gobiernos puros e impuros basados en la mayoría (orden civil vs democracia), es la misma que atañe a los dos posibles enfoques tratados en este texto. Y queda claro que Aristóteles se decantaba por la fórmula pura del gobierno (Orden civil), por lo que me aventuraría a decir que también estaría de acuerdo con el enfoque aquí llamado “más de izquierdas”.

Publicado en Política | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Gobernar para las élites

El pasado enero, Intermon Oxfam concluyó un estudio muy completo sobre como de injusto es el mundo actual en el que vivimos. Es probable que no lo hayas visto en ningún lado, más allá de algún que otro titular rápido. El estudio consta de 34 páginas tremendamente interesantes, y arroja cifras francamente descorazonadoras… Aquí van cinco ejemplos, así como un enlace para descargar el trabajo completo:

  • Las 85 personas más ricas del mundo tienen la misma riqueza que 3.600 millones de personas. O lo que es igual, la mitad más pobre del planeta. (pág. 3)
  • La riqueza de las 10 personas más ricas del planeta equivale a 217.000 millones de euros, unos 21.700 millones de euros cada uno. (pág. 5)
  • Es probable que, en realidad, la concentración de riqueza sea mucho mayor, dado que una considerable cantidad de los ingresos de los más ricos se ocultan en paraísos fiscales. (pág. 6)
  • Nunca en la historia ha habido una concentración igual de la riqueza. (pág. 9)
  • En 2.011, aunque las exportaciones de cobre de Zambia generaron 10.000 millones de dólares, los ingresos estatales por este meta fueron de sólo 240 millones de dólares, un 0.024%. (En un país donde el 69% de la población vive con menos de 1,25 dólares al día). (pág. 20)

Artículo Completo: Gobernar para las élites – Intermon Oxfam

Actualizado: Vídeo que muestra la distribución gráfica de la riqueza mundial

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario